Reflexionan sobre derechos humanos y pueblos indígenas

* Yásnaya Elena Aguilar Gil y Mardonio Carballo reflexionaron sobre la situación actual de los pueblos originarios con énfasis en las lenguas

En el momento en que el territorio que actualmente conocemos como México era una colonia de España, la cantidad de hablantes de una lengua originaria en él era del 70%. Luego de 200 años de independencia, esta cifra se ha reducido a apenas el 6.5%. Para la escritora, lingüista y activista Yásnaya Elena Aguilar Gil, esto consecuencia de los esfuerzos por el Estado Mexicano por desaparecerlas, mediante varias violaciones a los derechos humanos de los pueblos hablantes.

Ella junto al periodista, escritor, poeta, músico, actor y comunicador Mardonio Carballo ofrecieron la mesa La defensa de los derechos humanos desde los pueblos indígenas, la cual forma parte del ciclo Los derechos humanos en el México de hoy, de la 38 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO).

Con la moderación de la periodista Rocío Flores, la integrante del pueblo mixe y el integrante del pueblo náhuatl reflexionaron sobre la situación actual de los pueblos originarios con énfasis en las lenguas, cuya práctica coincidieron es un acto político de resistencia ante la discriminación y la violencia que durante centurias han sufrido quienes las hablan.

Entre otras reflexiones, Carballo apuntó que lo que conocemos como México está basado en gran parte en una mentira, pues no es una sola nación, sino muchas en un solo territorio delimitado por fronteras políticas. Aguilar Gil apoyó esta idea señalando que en el mundo hay reconocidos alrededor de 200 países, pero son más de 7 mil las lenguas que se hablan en el mundo. “Esto significa que hay como 7 mil naciones encapsuladas en 200 cajitas”.

Elena Aguilar Gil y Mardonio Carballo hablan sonbre la comunidad indígena.

Aguilar Gil ahondó en que el Estado Mexicano se ha encargado desde sus instituciones, como la escuela, de aminorar el uso de las lenguas originarias. Ahondó en que, mientras durante la colonia “indio” era una categoría dentro de un sistema de castas con muchas otras categorías, para el estado mexicano sólo hay dos antagónicos: mestizo e indígena.

Apuntó que no es que la mayoría de mexicanos sean mestizos, sino que son indígenas “desindigenizados”, pues el proyecto de estado se ha encargado de quitar lengua y cultura a los pueblos. Esto se comprobó mediante un ejercicio durante la presentación, en que se preguntó a los asistentes quiénes hablaban alguna lengua indígena, quiénes tenían padres que hablaran, y quienes abuelos que hablaran. Se comprobó así que en cada generación se ha reducido el uso.

“Para que alguien deje de hablar su lengua debió de haber antes un largo historial de violaciones a los derechos humanos, ¿por qué nadie que aprende a hablar inglés deja de hablar español en lugar de la nueva lengua? Eso no sucede con los hispanoparlantes, pero sí con los hablantes de lenguas indígenas”, señaló Aguilar Gil.

Además, agregó que mientras los hablantes de español son monolingües, los hablantes de lenguas indígenas son bilingües pues hablan la propia y el español. “Para mí hablar mi lengua es un acto político”.

Estas y otras reflexiones se vertieron durante la mesa, que forma parte del ciclo de la 38 FILO especialmente dedicado a hablar de los derechos humanos y las distintas luchas que se mantiene por ellos en México. La 38 FILO se realiza del 20 al 28 de octubre en el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca (CCCO).

Share Post