La historia del bombero hispano Esteban López

  • De la estación Paramount No. 31

Los Angeles, Cal.- He sido bombero por 17 años. Soy hijo de inmigrantes de México. Yo soy nacido aquí en los Estados Unidos. Mi cuento de querer ser bombero viene desde muy chico, tuve una emergencia: me había caído y mis papás no sabían como ayudarme, llamaron al 911 y vinieron los bomberos con paramédicos para mi auxilio; me trasladaron a un hospital.

En ese momento mis papás y yo pudimos ver la necesidad de la comunidad de tener un recurso- como el de nosotros- que es muy importante. Me intereso bastante y tomé cursos para ser bombero. Ahorita ya llevo mas de 17 años de ser bombero. Ahorita soy chofer del camión, tuve tiempo de ser paramédico también y he visto cambios en los años que llevó como paramédico en los recursos que se ocupan.

Bomberos de la estación Paramount.

Las estaciones donde estamos trabajando están antiguas, algunos de los edificios son construcciones de 1950 y todavía estamos trabajando en ellos, haciendo lo que podamos para tenerlos en buena condición, pero es algo que si nos presentan dificultades.

Las llamadas han subido bastante, mas del 50% en menos de 10 años. La necesidad de primeros auxilios en nuestras comunidades es grande.

 Nosotros tenemos el programa de paramédicos, que es muy importante, que no solamente dan los primeros auxilios, dan servicios avanzados para problemas médicos serios.

A veces nos llaman que les duele la cabeza, pero lo que no saben es que están teniendo un derrame cerebral o otros síntoma que nos puede dar problemas graves.

Cuando era paramédico un día vino un cartero. Estaba haciendo su ruta a la ciudad del Monte, llegó y me dijo ‘me siento un poco mariado, no se si es el calor, pero me gustaría que me revisen’. Lo revisamos del corazón y vimos que el ritmo no estaba como debería de ser normal, es algo que no podríamos ver si no tenemos el equipo muy avanzado.

El señor estaba a punto de tener un ataque cardiaco, era muy serio y el no lo sabía. Lo tuvimos que llevar de emergencia a un hospital, donde el tiempo es lo que decide cuanto daño está hecho al corazón. El señor sobrevivió, pudo regresar con su familia, y poder darnos las gracias.

El ser bombero es una profesión y yo siento que es una algo muy especial que se nos ha dado. No es para todos, pero para lo que somos lo entendemos.

Y está llegando un tiempo que la tecnología que ahora estamos usando tenemos que mejorarla”.

El bombero Jonathan Carmelo a un lado del despachador Kevin Hernández.

Esteban participó en una conferencia de prensa organizada por Ethnic Media Services  en la que la supervisora del condado angelino Janice Hahn explicó la importancia de contar con un servicio de emergencia de gran calidad y acorde a los tiempos actuales.

Narró que su padre fue uno de los promotores del programa de paramédicos surgido en el condado angelino hace 50 años.

También participaron el jefe de los bomberos Darly Osby, su asistente Eleni Pappas, el bombero Jonathan Carmelo y el despachador Kevin Hernández.

Hernández habló de la experiencia como despachador en la que el tiempo es fundamental para salvar vidas, dijo que muchas veces la gente no sabe de la dirección, y cuando llaman por un celular les dan una dirección incorrecta.

“Si saben la dirección correcta es una mejor ayuda, si dan las calles principales o lugares conocidos”, comentó.

Para el despachador lo más difícil que ha enfrentado es cuando las personas están atrapadas en un incendio.

“En Wildfire (El incendio en Ventura y Los Ángeles) tomamos bastantes llamadas y saber que la gente esta atrapada y necesita ayuda, es lo más difícil de escuchar’, dijo Hernández de origen hispano.

La supervisora del condado de Los Angeles, Janice Hahn y el jefe de bomberos del condado Daryl Osby y el cuerpo de bomberos de la estación Paramount No. 31

Share Post