La danza azteca como cultura, política e identidad

• Libro: Danzar la frontera. Procesos socioculturales en la tradición de danza azteca en las Californias.

Fruto de un trabajo de investigación de tesis doctoral, “Danzar la frontera. Procesos socioculturales en la tradición de danza azteca en las Californias”, publicado en 2018 por El Colegio de la Frontera Norte y Juan Pablos Editor, es un libro escrito por Olga Lidia Olivas, en el que analiza en Tijuana, San Diego y Los Ángeles a tres agrupaciones de danza azteca, la forma en la que se han apropiado de la danza,  entrelazando los aspectos étnicos-nacionales, políticos, religioso, otorgando un sentido etnocultural para los practicantes que son no indígenas, pero que se apropian o revitalizan una práctica que se imagina como ancestral.

Esta obra está compuesta de seis capítulos. El primero“Anclaje y movilidad ritual en la frontera México-Estados Unidos”, presenta la genealogía de los grupos de estudio, la historia de su conformación y las vertientes de la tradición de la danza.  Se abordan los procesos de anclaje y movilidad de los grupos, así como el papel que desempeña la frontera geopolítica entre ambos países. Una de las conclusiones de este capítulo es que existe una necesidad de reafirmar su ascendencia ancestral mexicana, lo cual reta a los nacionalismos. 

“Naciones imaginadas en la tradición de la danza. Aztlán y Anáhuac, redefiniendo las fronteras”, segundo capítulo, analiza las formas en que los procesos de territorialización y la reconquista de la memoria ancestral, replantean la relación entre identidad, cultura y territorio. Este análisis se realiza a través de la estética ritual de naciones ancestrales y símbolos. Uno de los puntos interesantes de esta sección es cómo los grupos toman símbolos de la cultura chicana (virgen de Guadalupe, la bandera nacional, la simbología azteca) y de una ausencia de símbolos estadounidenses.

El tercer capítulo, “Identidad etnocultural en la tradición. La resignificación del mestizaje en las californias”, enfoca su análisis en el papel que desempeñan los referentes nacionales oficiales e imaginados, en el proceso de recrear, los danzantes, su identidad etnocultural. Se presenta cómo para cada uno de los grupos analizados, su identidad (aunque habitan en una misma región y provienen de lugares similares) se encuentra configurada a través de elementos diferentes. Por un lado se pueden encontrar apropiaciones de la identidad chicana, mexicoamericanos o inmigrantes, o categorías propias del mestizaje.

Le sigue “Redes de movimientos sociales y ciudadanía desde los márgenes. Danza ritual en acciones colectivas”, en donde se aborda la dimensión política de los grupos danzantes y la participación de éstos a través de marchas, eventos políticos-culturales, educativos; que tienen por objetivo dar a conocer y manifestar las problemáticas de diversa índole, a través de sus acciones colectivas.

El quinto capítulo, “Religiosidades en la tradición: sincretismo, descolonización y fraternidades politizadas”, plantea cómo los grupos de danza azteca pueden constituir un medio para salir de la religión en términos históricos, hacia una nueva forma de religiosidad en la sociedad contemporánea. El sincretismo religioso, para unos está en el origen del pasado interrumpido, transformado y borrado a través de la colonización, el cual buscan reinventar a través de la mexicanidad. Para otros, está lo que se ha logrado preservar por medio de transformaciones de la tradición a lo largo del tiempo, una reinterpretación de un sincretismo entre lo católico y lo indígena. 

El libro finaliza con “Los procesos de corporización ritual: formas de ser y estar en el mundo de la tradición”, que expone los procesos por los cuales los danzantes se recrean a sí mismos y su cosmovisión por medio de la experiencia corporal. Esto se explica ya que, en palabras de la autora, encarnar o corporizar la tradición de la danza azteca integra la experiencia física, mental, emocional, espiritual, tanto objetiva como subjetiva e intersubjetiva de los danzantes, en relación con una forma de “ser en el mundo” vinculada a la tradición.

“Danzar la frontera. Procesos socioculturales en la tradición de danza azteca en las Californias” es un libro que puede ser de utilidad e interés para todos/as aquellos estudiosos de la cultura, con intereses en las dinámicas fronterizas, procesos de corporalidad y manifestaciones culturales, así como en temas de nuevas espiritualidades. Sin embargo, aunque es un libro con una temática muy específica, la lectura resulta clara por lo cual es comprensible, por ello es que personas interesadas en el tema lo encontrarán ameno e interesante.

Share Post