Necesario reconocer las experiencias de la niñez migrante para generar políticas y programas a su favor

En 2019, el éxodo migratorio mundial materializó en Ciudad Juárez una oleada de hombres y mujeres procedentes de Centroamérica. Del total de 399 personas registradas según reportes, el 48% de individuos desplazados son menores de edad (0-17 años), de los cuales 34% son menores de 10 años. Resalta el incremento del hecho, que estudios más recientes confirman, y se identifica con perspectiva adultocéntrica, la investigación académica que hasta el momento ha abordado el fenómeno. 

Los caravaneritos, “es una categoría que hemos construido y apropiado para definir a una población muy específica que viaja en las caravanas de migrantes, las niñas, niños y adolescentes”, explica el Dr. Óscar Misael Hernández-Hernández, investigador y profesor de El Colef, sede Matamoros. Sobre el término, enfatiza la condición constantemente invisibilizada de una población migrante importante, muchas veces desatendida dentro de la investigación.

El Dr. Óscar Misael menciona los programas e instancias encargadas de procurar y atender a la población de menores migrante en territorio mexicano, del trabajo que realizan y sus procedimientos. Sin dejar de mencionar a las organizaciones no gubernamentales, civiles, de corte religioso, que ofrecen  apoyo en un sentido más amplio.  

Ofrece datos sobre procedencia y atención de menores migrantes. Además, reflexiona sobre la necesidad de evidenciar las narrativas de la violencia que viven los niños, niñas y adolescentes, tanto en su  tránsito por México, como en sus lugares de origen. Enfatiza lo que considera una obligación del sector académico para hacerlos más visibles y reconocer la capacidad de agencia de la población infantil migrante. 

La reflexión completa se encuentra disponible en: https://youtu.be/IeKOo4h5Kng

Share Post