Hacen un llamado a la comunidad para que sea la Voz para niños en medio del cierre de escuelas debido al Coronavirus

Los Angeles –6 de Abril, 2020 – Inmediatamente después del anuncio de que los estudiantes permanecerán fuera de la escuela por el resto del año académico debido a la actual crisis de salud pública, el Departamento de Servicios para Niños y Familias del Condado de Los Ángeles (DCFS) está pidiendo a los residentes que ayuden a garantizar que los niños permanezcan seguros.

Durante este tiempo sin precedentes, las familias pueden experimentar niveles más altos de estrés e incertidumbre y el departamento está pidiendo que los miembros de la comunidad estén atentos a los niños que pueden estar experimentando negligencia o abuso.

El director del DCFS, Bobby D. Cagle, dijo que con los niños fuera del alcance de los reporteros obligatorios, como los maestros y el personal médico, la preocupación por la seguridad infantil ha aumentado significativamente.

“Los trabajadores sociales dependen en gran medida de los reporteros obligatorios para iniciar el contacto con nuestro departamento para que podamos proteger a los niños”, dijo el Director Cagle. “Ahora que esta salvaguarda ya no existe, hago un llamado a los residentes del Condado de Los Ángeles para que sean la voz de los niños que pueden estar sufriendo abuso físico, inseguridad alimentaria grave u otras formas de negligencia”.

Abril marca el Mes Nacional de Prevención del Abuso Infantil, una celebración que se esfuerza por dar a conocer las herramientas y los recursos disponibles para las familias que necesitan apoyo. El tipo más común de maltrato es la negligencia. Las estadísticas federales revelan que en 2019 se descubrió que 678,000 niños fueron víctimas de abuso o negligencia infantil en todo el país y, el año anterior, se hicieron 4,3 millones de informes que involucraron a unos 7,8 millones de niños.

Para aquellos que trabajan con familias en riesgo de involucrarse con el sistema de bienestar infantil, el objetivo es ayudar a fomentar relaciones saludables al impartir estrategias para manejar circunstancias difíciles que pueden conducir a negligencia o abuso.

Este objetivo coincide con los servicios de prevención y atención posterior del DCFS. Durante el año fiscal 2019-2020, DCFS invirtió casi $20 millones en servicios que incluyen la provisión de bienes básicos, educación para padres, educación financiera y grupos de apoyo. Estos servicios están disponibles independientemente de la edad, la inmigración o el estado del seguro médico, durante el tiempo que sea necesario.

Reconociendo que la dinámica familiar puede ser un desafío incluso en el mejor de los días, el Director Cagle hizo hincapié en la necesidad de concienciar sobre la prevención del abuso infantil y la participación de la comunidad ahora más que nunca.

“Esta situación seguramente pondrá a prueba los límites de incluso las personas más pacientes”, dijo. “Pero quiero enfatizar que hay servicios disponibles en la comunidad para ayudar. Si usted o alguien que conoce necesita apoyo adicional durante este tiempo de mucha incertidumbre, comuníquese con el DCFS para averiguar qué servicios están disponibles en su área ”.

Para obtener más información sobre el mes de prevención del abuso infantil y cómo puede ayudar, visite: childwelfare.gov/topics/preventing/preventionmonth/about/.

Puede comunicarse con la línea directa de protección infantil del DCFS al 800-540-4000.

Share Post