Tres etapas de la historia de México, independiente, revolucionario y contemporáneo ha testificado el MUPO.

De arquitectura colonial del siglo XVII, este edificio que está situado sobre la Avenida Independencia esquina con García Vigil, este año cumple su XV aniversario de ser un espacio cultural de los  oaxaqueños, que muestra colecciones de arte y obras de grandes maestros de las artes  de la entidad.

El edifico conserva su originalidad  ya que está construido con cantera verde de estilo virreinal; con ventanales y una puerta de madera que da acceso a un pórtico con bancas de piedra que anuncian el patio principal delimitado por columnas cuadrangulares y crujías en todo el inmueble.

En la parte posterior, se encuentra un segundo patio con el mismo diseño,  que actualmente se utiliza para conferencias o talleres. Para acceder al segundo nivel, es necesario recorrer unas escaleras que conduce a las salas perimetrales con largos pasillos de azulejo rojo.

EL MUPO.

En esta museo ubicado en el corazón del centro histórico cuenta con  cuatro salas con exposiciones temporales: Sala “Rufino Tamayo”, “Rodolfo Morales”, “Rodolfo Nieto” y “Francisco Gutiérrez”; donde los visitantes pueden  admirar las obras de pintores reconocidos, a través de visitas guiadas, conferencias y presentaciones editoriales; así como servicios de enseñanza a niñas y niños en edad escolar.

Este recinto ha albergado el museo durante los últimos 15 años. Pero los registros históricos dicen que del año 1993 al 2003 fueron las oficinas de la Secretaría de Turismo del Estado; y en  ese año se dio inicio a su rehabilitación, restauración y adaptación.

Tambien  hasta 1992 fueron oficinas del Ayuntamiento de la ciudad de Oaxaca de Juárez, además fue el Museo de Antropología e Historia y Museo Regional del Estado hasta 1986, donde se expusieron documentos, vestigios y joyas de la zona arqueológica de Monte Albán; así como la primera sede donde se exhibieron las joyas de la “Tumba 7”, descubierta por el arqueólogo Alfonso Caso.

Su construcción fue a  iniciativa del licenciado y sacerdote Juan Gómez de Tapia, cura de Tututepec y del filántropo portugués Manuel Fernández Fiallo, para contar con un espacio para la educación de las niñas oaxaqueñas sin distinción y bajo los auspicios del obispo Isidro Sariñana.

Así el día 26 de enero de 1686 este espacio educativo abrió sus puertas con el nombre del Colegio de Doncellas de Nuestra Señora de la Presentación o “Colegio de las Niñas”. Posteriormente, el Colegio fue clausurado y expropiado, dejando de funcionar en 1860; reabriendo sus puertas en 1866, en el periodo de gobierno del General Porfirio Díaz Mori.

Actualmente el MUPO, se encuentra cerrado en cumplimiento a la contingencia por COVID-19; pero se puede admirar su gran tamaño y los detalles de su fachada así como los tallados en cantera de los escudos de Oaxaca, posteriormente las personas podrán visitarlo en un horario de 9:00 a 18:00 horas.

Share Post