Intérpretes y traductores se unen para solicitar la exención de la AB5

* Los profesionales de la lengua en California se tambalean cuando una nueva ley hace que las empresas abandonen el estado y den trabajo a sus competidores de fuera del mismo.

LOS ÁNGELES – Los traductores e intérpretes independientes, un grupo generalmente apolítico y diverso, están acostumbrados a dar voz a las minorías de California. Ahora, debido al proyecto de ley de la Asamblea 5 (AB5) están levantando su voz al unísono para exigir una exención de esta ley anti-freelance.

“Los traductores e intérpretes son contratistas independientes por diseño y por elección ya que trabajamos en diferentes proyectos, para muchos clientes”, dijo Gloria Rivera, una traductora e intérprete jurada de la corte y médica. “Esta ley nos obliga a convertirnos en algo que no somos. Las empresas no nos están contratando. Están dejando el estado y contratando a nuestros colegas no californianos”.

“AB5 está encadenando nuestra respuesta profesional y colaboración en un momento en que los intérpretes y traductores tienen una gran demanda para ayudar a comunicar información vital con los residentes no angloparlantes de California”, dijo David Higbee, un intérprete judicial certificado y uno de los co-fundadores del grupo. “Como muchos trabajadores exigen rescates del coronavirus, sólo queremos una exención de esta ley que está perjudicando a mucha más gente de la que ayuda”. Podríamos estar trabajando a salvo desde casa, pero esta ley no nos lo permite”.

Language Pros Hurt By AB5 busca una exención a la ley que cubre a estos profesionales, que contribuyen con un estimado de 2 mil millones de dólares anuales a la economía del estado. Hay más de 5.000 profesionales de los idiomas en California, incluyendo unos 1.200 intérpretes certificados independientes en todos los idiomas.

Los intérpretes y traductores independientes están en demanda diariamente – proveyendo servicios de salud, leyes, servicios humanos, negocios, entretenimiento y más. Las reuniones informativas para la prensa de COVID-19 se realizan todos los días con la ayuda de intérpretes para sordos e idiomas distintos del inglés.

“Una de las muchas ironías aquí es que los profesionales de la lengua se ganan la vida dándole una voz a los demás cuando más la necesitan – por lo general no somos del tipo que usa su propia voz en temas como este”, dijo Higbee. “Pero esta lucha afecta a nuestros propios medios de vida”.

Los legisladores estatales crearon la AB5 para ayudar a los trabajadores “mal clasificados”, como los conductores de transporte compartido, exigiendo a las empresas que los contraten como empleados y les proporcionen beneficios. Al hacerlo, el estado prohibió la mayoría de los contratistas independientes, obligándolos a convertirse en empleados de cualquier compañía que los utilice a menos que se cumplan determinados criterios. Con el barrido de un bolígrafo, el gobernador Gavin Newsom hizo ilegal a partir del 1 de enero que los californianos trabajen por su cuenta en cientos de carreras y profesiones diferentes. Algunas profesiones fueron declaradas exentas de la ley como médicos y abogados, pero no los intérpretes y traductores.

La AB5 presume “que las empresas de servicios lingüísticos cumplirán con la ley y ofrecerán puestos de trabajo, incluso si esto significa ser un empleado de la W-2 por sólo un ‘bolo’ de tres horas”, dijo la cofundadora del grupo, Esther M. Hermida, quien tiene 26 años de experiencia en el campo legal. “Actualmente estamos viendo lo contrario. Estamos siendo aislados del resto del país. Somos radioactivos cuando se trata de agencias que nos contratan.”

El resultado es que las personas que más necesitan servicios lingüísticos profesionales no los reciben a tiempo o con la precisión necesaria. “El AB5 está causando una gran perturbación en el sistema legal que depende de la disponibilidad de los intérpretes para comunicarse con los clientes o los testigos”, dijo Hermida.

Los profesionales del lenguaje heridos por el AB5 apoyan una amplia enmienda y exención para los traductores e intérpretes. Un proyecto de ley, SB900, por el senador estatal Jerry Hill (D-San Mateo) fue recientemente enmendado para incluir exenciones a los traductores e intérpretes de la AB5. Expande la definición de “agencia de referencia” para incluir un negocio que conecta a los clientes con los proveedores de servicios que ofrecen servicios de interpretación o traducción certificada. El proyecto de ley también expande la definición de “tutor”.

“Nuestros legisladores deben examinar más de cerca cuánto contribuimos al bienestar de todos los californianos al proporcionar acceso al idioma dentro y fuera de la sala del tribunal, incluso en el momento en que se les avisa”, dijo Hermida.

Share Post