Los asilos de ancianos son epicentros de la pandemia

* Los ancianos son los más afectados: expertos
* Representan el 40% de todas las muertes por edad

Los Ángeles, Cal.- Aunque solo representan el 0.6 por ciento de la población de Estados Unidos, las personas de la tercera edad son los más afectados por la pandemia, al representar el 40% de todas las muertes.

Lo anterior fue revelado durante la video conferencia “El impacto del Covid-19 en las personas mayores” organizada por Ethnic Media Service el pasado viernes 12 de junio, en donde se indicó que los asilos de ancianos son realmente el epicentro de la pandemia.

“Un reporte muestra que en 26 Estados han tenido al menos el 50% de las muertes en esas instalaciones debido a la baja calidad en el cuidado de la salud y a los retrasos en la entrega de equipos de salud adecuados”, dijo el profesor de la División de Salud de Medicina Interna General de la Universidad de California en San Francisco, Tung Nguyen.

Por su parte Charlene Harrington, Cerontologa y profesora de sociología de la Universidad de California en San Francisco, dijo que en los últimos 20 años ha habido serios problemas de calidad en el cuidado de la salud en estos lugares.

Dra. Charlene Harrington.

“Muchos de ellos son instituciones sin fines de lucro y tratan de hacer dinero por medio de reducir el personal, manteniendo los salarios y los beneficios al mínimo y tampoco proveen seguros de salud”.

Nosotros sabíamos antes del Covid 19, que tienen un inadecuado personal, un 63 por ciento de esos lugares tienen violaciones en los controles de infección, entonces cuando el corona virus llegó aquí se propagó como un incendio forestal salvaje.

Un estudio reciente de California muestra que los asilos de ancianos tienden a tener el coronavirus y sabemos que si tienen enfermeras y personal de salud con bajas calificaciones son doblemente proclives a contraer el coronavirus y si tienen una baja calidad de cuidados y servicios de la salud tienen un mayor riesgo y una vez que el Covid- 19 llega a esas instalaciones se puede propagar rápidamente; tampoco se hacen las pruebas en forma adecuada, solo se hacen cuando hay un gran brote de contagio cuando esas pruebas deben hacerse desde antes a todo el personal y a todos los residentes, el gobierno ordenó las pruebas del Covid-19 para todos, pero su implementación ha sido muy lenta.

También sabemos que las minorías van a los asilos de ancianos con más pobre calidad en el cuidado de la salud y por supuesto el personal pertenece a los grupos minoritarios y son de muy alto riesgo debido a la falta de pruebas y de seguros de salud, además de que el personal tiene más de dos trabajos y viven en muy bajos niveles de pobreza, muchos de ellos no saben que tienen el Covid-19 porque no tienen los síntomas, entonces eso lo hace la tormenta perfecta y ayuda a la propagación del virus.

Tenemos que hacer algunas correcciones en esas políticas en el futuro que ayuden a prevenir las infecciones y a responder a esta crisis. Ahora mismo estamos muy molestos con las políticas que prohíben las visitas de los miembros de las familias, estamos tratando de organizarnos para demandar al gobierno que permita esas visitas, por supuesto con todas las medidas de salud preventivas porque los residentes se ven afectados por la soledad, el aislamiento y el mal servicio de salud”, comentó Harrington.

Dr. Tung Nguyen.

De acuerdo al doctor Nguyen las personas mayores son las que tienen mayor riesgo de infección y de muertes porque ellos tienen más problemas crónicos de salud a medida que van envejeciendo.

“Un estudio muestra que los casos de fatalidades es menor para las personas más jóvenes de 34 años de edad, pero es mayor de un 3 a 11 por ciento cuando se trata de personas de 65 a 84 años de edad y aumenta de un 10 a 7 por ciento para los mayores de 85 años de edad, y más del 80 por ciento de las muertes son de pacientes de 65 años o más, y también indica que las medidas adoptadas por el gobierno y las autoridades de salud de la distancia social y de aislarse en casa son medidas más tóxicas para los adultos mayores que necesitan más ayuda con alimentos y actividades diarias de vida”, sostuvo Nguyen.

Para el profesor regente y director interino del Departamento de Neurociencia y Terapias Experimentales, del colegio de medicina Texas A&M, Farida Spharabji, hay dos formas como la pandemia afecta la depresión: el aislamiento social que es un factor de riesgo para la depresión y la segunda es la depresión por el coronavirus.

Dra. Farida Sohrabij.

“El impacto del aislamiento social puede ser devastador en muchas formas, varios estudios han mostrado que eso aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, ataques cardiacos e infarto, y aumenta los problemas de salud mental especialmente depresión, ansiedad y enfermedades del sistema inmunológico.

Con respecto a esta pandemia, como todo es nuevo, todavía se está recolectando la información. El coronavirus afecta tus pulmones, tu cerebro y tu estado del humor. Hay dos aspectos: tener depresión sin el Covid-19 a causa del aislamiento social, y depresión con el Covid 19 debido a la forma en que afecta el cerebro y al organismo.

¿Cómo le hacen los políticos al pedirle a la gente el aislamiento social, es como darle una prescripción para estar enfermo y estar depresivo? Fue una de las preguntas hechas al profesor Farida.

Ese es un buen punto estamos caminando al filo de la navaja entre tratar de que la gente se mantenga saludable por no contraer el Covid-19 y al mismo tiempo y por otro lado se están creando las circunstancias de otro tipo de enfermedades y posiblemente contraer otras infecciones, respondió el profesor Farida.

También para el director del Centro para Políticas de Investigación en Envejecimiento, UCLA Luskin School of Public Affairs, Fernando Torres-Gil, el aislamiento social no es bueno para nadie, especialmente para los ancianos y para los que tienen deshabilidades.

Dr. Fernando Torres Gil.

“Esta tremenda pandemia ha revelado la tremenda desigualdad que ha estado en nuestra sociedad, no solo por meses o por años sino por muchas décadas, y este país ha permitido que las desigualdades social, económica y de educación se agrande en nuestra sociedad hasta el punto que se han creado tremendas diferencias en quién está en riesgo y quién no”.

Esperamos que a partir de esta pandemia podamos empezar a revisitar a los legisladores y a los políticos para empezar a cambiar las reglas y las políticas para que cambien estas situaciones de desventaja y las desigualdades que existen en los ancianos y en diferentes grupos en riesgo”.

Yo soy miembro del equipo del plan maestro para ancianos  que está trabajando con el Departamento de Salud Pública y con la oficina del gobernador Newsom, reveló Torres Gil, quien agregó “somos un grupo de 30 personas mayores. Hay dos áreas claves; discriminación en base a la edad y a la discapacidad.

Cuando el Estado se preparaba para un potencial resurgimiento de casos en los hospitales con los ventiladores y el cuidado médico, ellos trataron de ver a quién se le da la prioridad si no había suficientes servicios médicos y los que inicialmente se propusieron fueron las personas jóvenes y los que tienen una expectativa de vida larga y a los que no tienen una condición médica pre-existente, eso ponen al final de la lista a las personas con condiciones médicas pre-existentes, a las personas mayores de edad y a los deshabilitados”, sostuvo.

Las buenas noticias, dijo, es que se cambio todo eso, después de trabajar muy de cerca con la oficina del gobernador Newsom, en caso de que haya un resurgimiento de casos, los nuevos estándares aseguran que no haya una discriminación en base a la edad y a las discapacidades.

Sin embargo, indicó que en esta pandemia se habla de aislamiento social, por lo que se tienen que ser consciente de tristemente sí hay discriminación en base a la edad y a las discapacidades y tenemos que trabajar en contra de eso.

“Debido al gran impacto económico que esta generando la pandemia, mi equipo ahora mismo está trabajando de cerca con la oficina del gobernador y los legisladores estatales en un plan maestro para educar e informar a los políticos y a los funcionarios públicos sobre la importancia de que se establezca un programa que permita a las personas mayores o con deshabilidades permanecer en casa y evitar que vayan a los asilos donde los cuidados de salud son muy malos, ésto por que el gobierno debe enfrentar grandes recortes en las áreas de educación, servicios sociales y salud.

Esperamos que el público y la nación, como un todo, reinvierta en la salud pública, en los asilos para ancianos y establezca programas que reduzcan las terribles desigualdades que impactan a los afroamericanos, los latinos y a los inmigrantes.

Un grupo altamente desfavorecido es el de los adultos que no tienen hogar, tal es el caso de los desamparados, en este tema Erika Hartman, jefa del programa para el Centro de Mujeres del Centro de Los Ángeles, dijo que el más reciente conteo de desamparados muestra que se ha incrementado en un 20 por ciento la población desamparada de adultos mayores.

Erika Hartman, jefa del programa para el Centro de Mujeres de Los Angeles.

En el área de Skid Row, el 50 por ciento de los desamparados son mujeres mayores de 50 años de edad, uno de los factores que influyen en el desamparo es la inequidad en los ingresos. Las mujeres más afectadas por esta situación son las afroamericanas y las latinas.

Las mujeres desamparadas no tienen acceso al cuidado de la salud, su expectativa de vida es más corta que la de los hombres.

La violencia doméstica las afecta desproporcionadamente y sabemos que el coronavirus ha incrementado esta problemática. La población desamparada es la más vulnerable al Covid-19 porque experimentan problemas para alimentarse, para contar con un refugio, para aislarse socialmente. Nosotros estamos tratando de conseguir refugio para las mujeres pero aún así existe el riesgo de infección porque tienen que compartir el espacio con otras personas, sostuvo Hartman.

A estas alturas, expertos están recomendando otros dos factores para ver dónde se está empeorando más la pandemia, si en el porcentaje de pruebas positiva o el número de hospitalizaciones, dijo el doctor Nguyen.

“Sabemos que el número de hospitalizaciones por el Covid 19 han estado aumentando en los siguientes Estados: Texas, North y Sourth Carolina, California, Oregón, Arkansas, Missisipi, Utah y Arizona. Todo esto sugiere el aumento de los problemas de la pandemia y posiblemente con la capacidad del Estado para manejar los casos en aumento. Algunos reportes sugieren que posiblemente la combinación del relajamiento de las medidas de quedarse en casa en algunos Estados, el no ser obligatorio el uso de las mascarillas faciales y el no respetarse la distancia social son probablemente las causas del aumento de infecciones.

En lo que respecta al tratamiento médico y a la vacuna, creo que la información actual muestra claramente que aún no hay una medicina que funcione en contra del corona virus y que todavía no hay una vacuna.

Lamentablemente dijo que muchos de nosotros estamos tomando la pandemia menos seriamente que antes.

Share Post