Coronavirus, Bienestar y Religiosidad

La encuesta sobre Coronavirus, bienestar y religiosidad (COBIRE) surge del interés por explorar cuál es el papel que adquieren prácticas religiosas en el marco del confinamiento derivado de la pandemia de COVID-19 en México.

El interés de este Documento de Coyuntura realizado por investigadoras de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), Peninsular y Occidente, es el de conocer las continuidades y discontinuidades de prácticas religiosas y espirituales en este contexto de confinamiento y pandemia, así como sus efectos en la vida de las personas y su relación con el bienestar subjetivo. 

Por otro lado, esta encuesta explora cuáles son los medios por los que estas prácticas se realizan durante las etapas en las cuales la pandemia se ha hecho más visible y crítica, y donde diversos modos de congregación se han modificado debido a las acciones gubernamentales, tales como, la Jornada Nacional de Sana Distancia, que promueve, entre otras, la suspensión temporal de toda actividad no esencial en los sectores público, privado y social así como la permanencia voluntaria en casa para mitigar la dispersión y transmisión del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19. Los datos expuestos abordan sólamente la sección que corresponde a la población nacida y residente en México; es decir un total de 3,093 respuestas.

El catolicismo es la religión mayormente referida en las respuestas, presentándose en un 44.7% del total de encuestados nacidos y residentes en México. Sin embargo a diferencia de los datos del Censo de población de 2010 (INEGI) la población Sin religión, categoría censal desde 1960, tuvo una alta participación en esta encuesta. En el caso del INEGI, el porcentaje de personas que se nombran como “Sin religión” representa el 4.7% del total nacional, y desde su integración como categoría censal ha mantenido un crecimiento porcentual absoluto.

En lo referente a prácticas religiosas en este periodo de confinamiento, la encuesta muestra que Orar y Meditación/respiración son las dos prácticas más mencionadas en el modo presencial con un 48.4% y 44.1% respectivamente. Le sigue en tercer lugar Misas, sermones, cultos o bendiciones con un 26.6% Casi por igual se colocan en cuarto y quinto lugar Tener un altar (21.1%) y Medicina alternativa (21.1%). En forma descendente con más de 500 menciones le siguen Yoga (19.8%), Lectura y estudios bíblicos (19.6%) y Participar en las celebraciones de semana santa (18.9%). Las prácticas menos mencionadas son Ramadán (1.1%) y Sabbat (1.5%), seguidas de danzas sagradas (4.1%) y contacto con ángeles (5%). 

Una aclaración preliminar a los resultados es que esta encuesta es exploratoria y no estadísticamente representativa. Debido a las características de su circulación, no deriva de un cálculo estadístico que establezca una muestra poblacional, pero sí hace uso de un método de muestreo no probabilístico a través de la estrategia de bola de nieve en entornos digitales con el fin de potenciar su alcance tanto geográfico como en diversidad de perfiles.

“La encuesta sobre Coronavirus, bienestar y religiosidad (COBIRE)” realizada por Nahayeilli Juárez Huet (CIESAS-Peninsular), Rosario Ramírez Morales (CIESAS-Occidente), Olga Olivas Hernández (El Colef), y Olga Odgers Ortiz (El Colef), se encuentra disponible para consulta y descarga a través de: https://www.colef.mx/estudiosdeelcolef/encuesta-sobre-coronavirus-bienestar-y-religiosidad-cobire-2020/

Share Post