La ciencia ve un futuro alentador en la vacuna contra el Covid-19

• Aunque los doctores son reservados, hasta no estar seguros de ellas
• Latinos enfrentan, derivado de la pandemia, problemas de stress y pensamientos suicidas más que los blancos

Los Ángeles, Cal.- Aunque médicos están esperanzados en que la pandemia sea controlada en el futuro próximo, por el momento, no aconsejarían que sus pacientes sean tratados con alguna de las 22 vacunas contra el Covid-19 que están en estudios para su aplicación en seres humanos.

Y explicaron que aún es temprano para saber los efectos secundarios que tendrá en la salud, la vacuna que no llegará a la población sino hasta el 2021.

Se requiere al menos 9 meses para ver los primeros resultados en los pacientes a quienes se les aplique, estiman expertos de la salud.

“Tengo esperanza con los sistemas (de salud), la ciencia transnacional, que se hizo hace 15 años. El 90 % de gente (ya) con la vacuna del Covid-19”, dijo el doctor Tung Nguyen, profesor de Medicina de la Universidad de California en San Francisco, al hablar el pasado 14 de agosto en la conferencia organizada por Ethnic Media Service, sobre el tema de la ciencia en los tratamientos y vacunas contra la pandemia.

Nguyen dijo que el sistema de salud ha hecho muy mal trabajo con muchos problemas de logística para entregar a la gente lo que necesita, por lo que prevé que aunque con 22 vacunas en estudio, la gente todavía seguirá sufriendo innecesariamente.

Hasta el 13 de agosto, dijo que en todo el mundo se habían registrado 21 millones de casos con tres cuartos de millón de muertes.

En Estados Unidos hasta el 18 de agosto se habían reportado 5 millones 422 mil 242 casos, con un total de 169 mil, 870 muertes. California, Florida y Texas, son de los tres estados con mayor número. En el primero había a esa fecha 632 mil 667 casos con 11 mil 342 fatalidades.

Un incremento de 11.6% a nivel nacional de muertes, aclaró Nguyen, quien aludiendo a una reportera de la CBC, dijo que 79 condados habían incrementado el número de casos con incidencia en disparidades raciales y étnicas, afectando a personas de color.

Los números han persistido y se ven desde California, Missisipi, Alabama, donde hubo un aviso de salud mental del CDC (Centro de Control de Enfermedades) en un reporte de junio en que 40% de los 5 mil encuestados dieron problemas mentales y el 11% hablaron de suicidio, para comparar el año anterior, fue el 4%, estimó el profesor.

Los adultos jóvenes son los que están en más alto riesgo. El 78% de 18 a 24 años tienen problemas de salud mental y el 25 % habla acerca de suicidio.

“No es una sorpresa, la gente negra o latina hablan más de sus ideas en cuanto a suicidio en comparación con la gente blanca. En los latinos el 52% están afectados mentalmente y el 18% han hablado de suicidio”, comentó.

Otra cosa de esta encuesta es que 22% de los trabajadores esenciales hablaron de posibilidades de suicidio, pero el estrés de salud mental fue mucho más alto en personas que hacen ese tipo de trabajo, sostuvo el doctor Nguyen.

El doctor Ashish Jhan, profesor de medicina y salud global de Harvard secundó a su colega Nguyen enfatizando “los trabajadores esenciales están en riesgo y están muriendo por ello”.

El doctor Nguyen habló también de los niños afectados con Covid-19 mencionando que como todos son también vulnerables, pero menos afectados en mortalidad.

La Asociación de Pediatría recomienda el cuidado de niños desde los 3 años con el cubrebocas y el distanciamiento social si van a la escuela, mencionó.

Por su lado el doctor Jhan dijo que en realidad por el momento ninguna vacuna satisface los requerimientos de salud de todas las personas. Hay 39 en la fase 1 de su aprobación y en donde en los primeros estudios se hacen con 30 mil personas.

“Debemos ser optimistas, pero mesurados”, comentó el galeno al hablar que como nación estamos haciendo un mal trabajo.

Argumentando que “Estados Unidos ha tenido la pero respuesta de todo el mundo. Rusia, Brasil y Turquia han tenido una mala respuesta, pero somos los peores a comparación de Asia y Europa del Oste que mantiene sus casos bajos”, aclaró.

El experto dijo que no es un tema de países autoritarios o cultural, o de tener menos o más infraestructura, el por qué a unos países les van mejor y a otros mal, como ejemplo dijo que Brasil y Rusia (autoritario) están mal.

Dijo que (la pandemia) “es un tema de ciencia, de biología y de matemáticas. Tampoco tienen que ser un país rico o como Vietnam que no tienen tantas muertes sin tener una vacuna. Lo que han hecho junto con Taiwan son cambios con un enfoque agresivo”, detalló.

Y explicó que esos países dejaron de tener viajes internacionales desde el principio y muchas otras cosas han hecho para mantener sus niveles bajos en contagios por covid-19.

“El no uso de mascarilla es contra la ciencia” , dijo antes Nguyen, al considerar también que por el contrario el uso de la Hodroxicloroquina, es contra la ciencia.

Para expertos como el doctor Nirav R. Shah, del Centro de Investigación de Excelencia Clínica de la Universidad de Stanford, hasta que no pasen nueve meses después de su aplicación de las primeras vacunas contra el Covid-19 no se van a saber sus efectos secundarios en la salud.

Explicó que las pruebas se hicieron con unas pocas docenas de voluntarios sanos, no en poblaciones vulnerables que son a los que se tienen que proteger primero.

El experto dijo que en países se ha visto diferentes formas de trabajo para controlar el virus o eliminarlo, mencionando el caso de Brasil en donde se dejo al virus que siguiera su curso trayendo grandes consecuencias con grandes cantidades de muertes.

Para Shah un buen sistema sería la distribución de millones de termómetros inteligentes que puedan predecir si una fiebre es un agripe o esta asociada con el Covid-19, y que pueda prevenir que la gente termine en las unidades de cuidados intensivos y muera.

Por el momento continua el sufrimiento y muerte, hasta que tengamos una vacuna no necesariamente este año, dijo Jha, quien prevé lista la vacuna para la población hasta la primera mitad del 2021.

“Estados Unidos es un país heterogéneo, los resultados van a ser diferentes, en algunos (lados) tan bien como Europa y en otros tan mal como Brasil”, indicó el galeno.

“La vacuna va ser distribuida, van a bajar los casos, pero las cosas van a mantenerse diferentes, nunca va a ser lo normar de los que hace un año se veía” comentó Jha, al indicar que los cambios van a ser profundos en las sociedades por largos años.

Nguyen por su parte dijo que las disparidades no llegaron con la pandemia sino que ya estaban ahí antes de ella.

“Va haber más stress en todo. No podemos pretender que las cosas están bien, tengo fe en un futuro no distante, pero no en un o dos años estimó, al indicar que ve cambios positivos en la sociedad con los movimientos Las Vidas Negras importan.

Share Post