Alarma en el condado angelino: servicios podrían estar en peligro si no se llena el Censo

* En riesgo de perder ayuda en respuesta al COVID-19 y otros forndos
* Se implementó una fecha límite más corta para responder al censo y se urge a los residentes a participar por Internet, por teléfono o hablando con un representante de la Oficina del Censo de Estados Unidos durante los nuevos esfuerzos de visitas puerta en puerta

LOS ÁNGELES, CA – 3 de septiembre, 2020 — Hoy la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles advirtió a los residentes que un recuento demasiado bajo en el censo de los Estados Unidos resultará en la pérdida de cientos de millones de dólares necesarios para servicios críticos, y una pérdida de representación política en Washington durante los próximos 10 años. Con sólo cuatro semanas hasta la fecha límite del censo, sólo el 62.1 por ciento de los hogares en el condado de Los Ángeles han llenado el censo. 

La Oficina del Censo de Estados Unidos ha comenzado a enviar a los censistas de puerta en puerta en el condado de Los Ángeles, con el fin de dar seguimiento a los hogares que aún no han respondido al censo. El objetivo de las visitas puerta por puerta es asegurarse de que se cuente el 100 por ciento de los hogares.

“Los censistas están visitando nuestros vecindarios para ayudar a los residentes que aún necesitan completar su formulario del censo”, dijo la supervisora ​​del condado de Los Ángeles, Kathryn Barger. “Cuando contamos a cada miembro de nuestra comunidad, los fondos más importantes pueden ser destinados a los servicios de emergencia, la atención médica y las escuelas. La Junta de Supervisores urge a todos en el condado de Los Angeles a responder hoy al censo para asegurarse de que su comunidad tenga los recursos y servicios que necesitan”.

Las comunidades Latinx están entre las que corren mayor riesgo de no ser contadas adecuadamente. En las secciones del Censo del condado de Los Ángeles con una población hispana del 75% o más, el 57,3% de los hogares hispanos respondieron al censo por voluntad propia hasta la fecha del 27 de agosto, 2020. Los funcionarios y líderes tienen motivos para estar preocupados, ya que este número tiende a ser menor que la tasa de respuesta que se obtuvó en el Censo anterior.  En el 2010, el 68,4% de los hogares de estas mismas secciones y vecindarios respondió al censo.

“Esto no es algo abstracto. Un recuento bajo de hogares da como resultado directamente una representación incorrecta e insuficiente y falta de fondos para programas críticos que incluyen atención médica, asistencia alimentaria, vales (cupones) de vivienda y muchos otros programas de red de seguridad con los que ahora cuentan nuestros residentes más vulnerables, especialmente durante la pandemia de COVID-19 y probablemente aún después que se termine”, dijo la supervisora ​​Hilda L. Solis. “Hay mucho en riesgo. Les pido con urgencia a todos los residentes del condado, incluidas nuestras comunidades de inmigrantes, a que continúen llenando los formularios del Censo 2020. El Censo 2020 es seguro, rápido y fácil y se puede llenar por Internet, por teléfono o por correo”.

La operación Nonresponse Follow-Up (NRFU, por sus siglas en inglés), comenzó en agosto en la misma semana en que se anunció que la nueva fecha límite del censo se acortó por un mes hasta el 30 de septiembre. La nueva fecha límite que es más corta esta causando preocupación que es probable que el Censo 2020 no tendrá el tiempo suficiente para poder contar a todas las comunidades. Los que corren mayor riesgo de no ser contados son predominantemente las comunidades afroamericanas, latinas y la comunidad Asiática y Americana del Pacífico.

“Uno de los derechos más importantes que tenemos es nuestro derecho al voto, que hemos ganado con tanto esfuerzo, un derecho integral a nuestra democracia y esta directamente vinculado con los resultados del censo”, dijo el supervisor Mark Ridley-Thomas, quien presentó una moción de urgencia expresando preocupación por la Oficina del Censo y el recorte del conteo un mes antes de lo esperado. “Todos debemos ponernos de pie y ser contados porque estar insuficientemente contado es estar infrarrepresentado (no estar apropiadamente representado), y estar infrarrepresentado es carecer de fondos. No podemos perder de vista lo que esto significa para el condado de Los Ángeles”.

El censo se puede llenar por Internet en my2020census.gov, por teléfono llamando al 844-330-2020 o por correo si recibe un formulario. Para los residentes que no hablan inglés, el sitio web del censo de Estados Unidos 2020 ofrece información general en 59 idiomas, visite https://2020census.gov/.

“Los recuentos son increíblemente bajos en todo el condado de L.A. Con sólo cuatro semanas para completar el recuento del censo, estamos profundamente preocupados de que el condado de Los Ángeles pierda importante representación política en la Cámara de Representantes así como fondos para servicios que se necesitan desesperadamente”, dijo la supervisora ​​Sheila Kuehl. “Nuestro mensaje es simple. Llene y complete su censo hoy. El tiempo se acaba y usted necesita ser contado y ser escuchado”.

Los censistas se han contratado de las comunidades locales y hablan inglés. Muchos son bilingües, pero si no hablan el idioma del jefe de hogar, el hogar puede solicitar otra visita de un censista que sí hable su idioma. La Oficina del Censo y los censistas nunca pedirán a los residentes un número de Seguro Social, números de cuenta bancaria o tarjetas de crédito, o estatus de ciudadanía. Tampoco nunca pedirán dinero ni donaciones.

Se han tomado precauciones de seguridad para proteger a los residentes. Se requiere que los censistas utilicen cubrebocas mientras realizan su trabajo. Cuando visiten los hogares, seguirán de cerca las pautas de seguridad y salud pública locales y de los CDC. Los censistas han completado una capacitación de COVID-19 virtual sobre protocolos de distanciamiento social y seguridad.

“Por favor, abra su puerta y hágase contar en el censo. Si alguien visita su casa para recopilar información para el Censo 2020, puede solicitar ver una tarjeta de identificación válida con su fotografía y nombre. La insignia tendrá una marca del Departamento de Comercio de Estados Unidos y una fecha de vencimiento. También pueden llevar una bolsa de la Oficina del Censo de Estados Unidos y otro equipo con el logotipo de la Oficina del Censo”, dijo la supervisora ​​Janice Hahn. “Si desea evitar una visita, puede llenar y completar su formulario del censo hoy en my2020census.gov o llamando por teléfono al 844-330-2020″.

Si no hay nadie en casa, los censistas dejarán un aviso de su visita con información sobre cómo responder por Internet, por teléfono o por correo. También pueden dejar un cuestionario en papel y colgarlo en la puerta principal en una bolsa de plástico. Las identidades de los censistas también se pueden confirmar comunicándose con el centro regional del censo al (213) 314-6500 y hablando directamente con un representante de la Oficina del Censo de Estados Unidos.

Para minimizar la necesidad de enviar a los censistas en persona a los hogares, la Oficina del Censo de Estados Unidos informa que está capacitando a los representantes del censo para que hagan un seguimiento de los hogares por teléfono. Las llamadas telefónicas se utilizarán según sea necesario y cuando los intentos de contacto en persona no hayan resultado en una entrevista. La Oficina también continuará con su programa de Asistencia con Cuestionarios Móviles (MQA) hasta el 30 de septiembre. Los representantes de MQA están en lugares públicos abiertos en las áreas del país con menor respuesta para motivar a las personas a responder al Censo 2020. Estos lugares son los lugares donde las personas visitan naturalmente cuando salen de casa y pueden usarse para ayudar a aumentar las tasas de respuesta por voluntad e iniciativa propia.

El Censo 2020 comenzó oficialmente el 12 de marzo, y la Oficina del Censo de Estados Unidos envió cartas a todos los hogares del país, invitando a los residentes a participar en el censo por correo, por Internet o por teléfono. La invitación incluía una identificación del censo que vincula al participante a una dirección física, pero los residentes pueden responder al censo por Internet o por teléfono sin tener una identificación del censo.

Completar y llenar el censo es privado. Las respuestas están protegidas por la ley federal, específicamente el Título 13 del Código de los Estados Unidos. No se pueden compartir con otras agencias gubernamentales u otras entidades, ni siquiera con el propietario (dueño) de la vivienda.

“Algunos miembros de las comunidades asiático americanas y nativos de Hawai y de las islas del Pacífico y otras comunidades de color pueden pensar que participar en el censo no tiene importancia, y que no hace una diferencia”, dijo June Lim, directora del proyecto de investigación demográfica en Asian Americans Advancing Justice | Los Angeles. “Nada puede estar más lejos de la verdad. El financiamiento federal (fondos federales) para recursos y servicios importantes — y tener voz en cuestiones de política — depende mucho de ser contados adecuadamente a través del censo. Todas y cada una de las personas de nuestra comunidad son importantes y deben incluirse en el censo, sin importar su edad, raza o estado migratorio. Les pedimos con urgencia que llenen el censo si aún no lo han hecho”.

El condado de Los Angeles esta por debajo del estado de California en respuesta del Censo.

Share Post