*Piden a la ciudadanía participar y vigilar el proceso de redistritación.

Los Ángeles.- Para mejorar la calidad de vida y que sus voces sean escuchadas por las diferentes autoridades electorales es imperativo que los miembros de las comunidades minoritarias participen en el proceso de redistritación, según indicaron activistas y dirigentes de distintas organizaciones  cívicas de Texas.

Esto trascendió durante la videoconferencia de prensa que organizó Sandy Close, directora de Ethnic Media Services sobre cómo la Batalla de la Redistritación en el Condado de Harris en Texas determina si las voces de las comunidades son escuchadas y en la cual participaron la vicepresidente de litigación de MALDEF, Nina Perales, la abogada y consultante del Grupo MZR Debbie Chen, el co-fundador de Pure Justice Roshawn Evans, el activista de Texas Civil Rights Project, Miguel Rivera, Casandra Martínez, miembro de Mi Familia Vota y Myrtala Tristán, residente de Lakewood, Texas.

Tristán,  habló visiblemente afectada sobre las dificultades que tuvo que afrontar recientemente a causa del paso del huracán Harvey por la zona y las cuales la llevaron a convertirse en voluntaria de una Coalición y de la organización Noroeste Acción Colectiva.

“Esta ha sido algo muy terrible para mí y cada vez que lo cuento es como volver a vivirlo”, explicó. “Cuando en las noticias anuncian que va a llegar el huracán Harvey nosotros estamos atentos a ellas para saber qué es lo que está pasando, pero en ningún momento nos dijeron que teníamos que evacuar, cuando abro la puerta de la casa y veo la calle convertida en un fuerte río.

“Al poco tiempo empezó a entrar el agua por todos los lugares de mi casa durante toda la tarde y noche. Estuve llamando al número de emergencia 311 por cinco horas y nadie nos contestaba”, recordó Tristán. “Pasamos la noche preocupados y sin dormir como a las 5:00 a.m. mientras escuchaba las sirenas, los helicópteros y mucho ruido entre en pánico y le dije a mi esposo que teníamos que irnos, solo agarramos nuestros documentos y algo de dinero, pero cuando llegamos a la calle principal nos encontramos con un fuerte torrente de agua que no nos dejaba avanzar”.

Mencionó que en su desesperación vió venir a un estadounidense en un bote y le gritó pidiendo ayuda, pero el hombre les dijo que no podía detenerse porque iba a auxiliar a una persona de la tercera edad que lo estaban esperando, agregó que cuando ese individuo regresó solo fue para llevarlos a una escuela donde tuvieron que esperar por una hora y media, mientras todos estaban gritando desesperados.

Myrtala Tristán comentó que les mandaron un trailer donde metieron a todas las personas que pudieron caber pero en cuanto andaba un poco el vehículo, algunas personas de la tercera edad y niños, se cayeron a las aguas sucias hasta que llegaron a un estadio donde permanecieron por varias horas sin comer nada y con sus ropas mojadas.

“Pasamos ese huracán y todavía estamos llenando solicitudes para obtener algunas ayudas, pero hasta ahora no hemos recibido nada y yo quedé traumatizada. Cada vez que escucho llover entró en pánico”, puntualizó. “Esa es la razón por la que estoy en estos grupos porque quiero que nuestras voces sean escuchadas y que el gobierno se ponga a trabajar”.

La vicepresidente de litigación de MALDEF (Fondo México Anericano de Educación y Defensa Legal) Nina Perales, indicó que en la actualidad hay una batalla por la redistritación en el condado de Harris en Texas que consiste en crear grupos de votantes y dibujar las líneas divisorias que se van a colocar en el mapa electoral.

“Es un proceso muy político y es muy importante involucrarse y participar en esto y en todas las audiencias que se realicen”, agregó. “Nosotros vivimos en comunidades, algunos en suburbios, otros en ciudades o fuera de la ciudad y todas estas áreas están agrupadas en distritos y cada cierto tiempo se mueven las líneas que los delimitan”.

“Por ejemplo en Pasadena, Texas”, explicó Perales. “Una gran parte de la población es latina, la cual es segregada y se le conoce como el lado norte donde viven muchos mexicanos y mexico-americanos, donde hay muchos votantes, y es un área que históricamente recibe muy pocos servicios comparada con la zona sur de Pasadena donde predominan los residentes de origen anglosajón, eso es algo que el gobierno de esa localidad ha controlado por muchos anos”.

Afirmó que lo que sucede con la redistritación es que las concentraciones de las poblaciones minoritarias son divididas y agregadas a las áreas donde la mayoría de los residentes son votantes blancos para crear así diferentes distritos, con lo cual les quitan poder político, a los electores de las minorías ya que no pueden tener un representante político que luche por sus causas y sus necesidades.

Perales recordó que después del censo del 2010 realizaron un litigio para que toda el área norte de Pasadena se incluyera toda junta, redibujando así las líneas políticas, creándose el distrito 144.

“Eso tuvo un resultado muy directo en lo que pasó: el representante de esa zona, quien era un anglosajón, conservador, perdió la elección y fue reemplazado por una mujer latina progresista en la Casa de Representantes.

“El contexto de todo esto es que la comunidad latina está aumentando en la registración de votantes”, abundó. “De acuerdo a los últimos censos nuestra población está creciendo mientras que el número de habitantes anglosajones está disminuyendo y eso está cambiando todo el mapa político de Texas, por eso es importante que las minorías estén muy participativas y vigilantes del proceso de redistritación para asegurarnos de que no vamos a ser divididos injustamente de tal manera que no se refleje ese crecimiento en las líneas políticas”.

Perales comentó que los responsables de redibujar los límites políticos de los distritos para la Casa de Representantes del Estado, el Senado, los asientos del Congreso del Estado y de la junta directiva de Educación es la Legislatura estatal.

Mientras que en el caso de los distritos de la ciudad es el Consejo de la Ciudad y de los condados son los comisionados de condado.

La abogada y consultora del Grupo  MZR Debbie Chen recalcó que para hacer la redistritación más justa en el condado de Harris en Texas es imperativo que todos los habitantes sin importar si son o no ciudadanos o votantes registrados participen activamente en este proceso y eso incluye las audiencias que se lleven a cabo.

Aseveró que el año pasado se concentraron en el Censo 2020 para asegurarse que todo ser humano viviente sea contado sin importar su raza o estado migratorio con el propósito de que esos números sean contados en el proceso de redistritación para que cada comunidad pueda hacer escuchar su voz y mejorar su calidad de vida.

Chen enfatizó que no hay que olvidar que los representantes políticos trabajan con un presupuesto que proviene del dinero que los contribuyentes pagan al hacer su declaración fiscal y deben asegurarse de que sea bien utilizado y se reparta equitativamente.

Por su parte, Roshwan Evans, Miguel Rivera y Casandra Martínez, activistas de diferentes organizaciones coincidieron en exhortar a las personas a participar en las juntas y en las audiencias del proceso de redistritación para vigilar que las líneas políticas que se dibujen no le quiten la representación que se merecen las comunidades minoritarias como son la asiática, la afroamericana y la latina, y puedan así contar con una voz que luche por sus necesidades y por resolver sus problemas.

Translate/Traducir »